CESGE

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Política Opinión Un tesoro para nuestra Historia

Un tesoro para nuestra Historia

E-mail Imprimir PDF

La casualidad quiso acercarme a un monumento de Madrid poco visitado, la Biblioteca Nacional, pero avatares de la vida (el trabajo) me impidieron acercarme y entrar. La casualidad insistió y me acercó de nuevo a ese lugar, mientras  mi conciencia atizaba los avatares que me impedían entrar la última vez  y ahí me planté, frente al imponente edificio del Paseo Recoletos.

Mientras subía las escalinatas y observaba los ingentes bustos y los “monumentales” monumentos, valga la redundancia, pensé que ahí podía buscar información sobre África para los trabajos de investigación que me interesan. Después de muchos controles de seguridad y de hacerme un carné in situ, me topé con que tenían un catálogo de obras en una sección denominada África y que decía: “Comprende Obras relacionadas con las ex-colonias, Protectorado de España en Marruecos y, en general, las relaciones de España con el mundo árabe”

 

Entre tantos cajones, uno ponía “Guinea Española”, lo abrí apresuradamente y nunca podía imaginarme lo que ahí encontré, ¡un tesoro!. Más de 200 obras, todas sobre Guinea Ecuatorial (la colonia) las más antiguas editadas  en el s. XIX, sobre todas los temáticas: sobre historia de Guinea me llamó la atención un libro editado por el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en 1954; sobre psicología había uno de Ricardo Ibarrola titulado “Aportación al estudio del nivel mental de los indígenas de Guinea(…)” de 1950.- me gustaría poder leer qué es lo que pensaban en la época sobre nosotros, saber si había cambiado ya la visión de Montesquieu, todo un  icono y uno de los padres de la Ilustración, que en su libro “El Espíritu de las Leyes” decía, para justificar la esclavitud, que era difícil aceptar que Dios “que es un hombre tan sabio, haya puesto un alma buena en un cuerpo todo negro” (no aparece entre sus frases célebres en Wikipedia).-; sobre geología  había uno de  José Mª Fuster Casas titulado “Aportaciones a la petrografía de la isla de Fernando Poó,  Guinea española”, esbocé una sonrisa; también había libros sobre la tecnología fang, sobre las leyes de propiedad, sobre política.- aquí me llamó la atención uno de los años 60, antes de la Independencia, que en su título hablaba  de algo así como la vergüenza de los colonos en la guinea española, ¡muy sugerente!.

 

Pero entre ficha y ficha encontré uno de un guineano, por fin. Era de Claudio B. Morgades Besari, y la única Morgades Besari que yo conocía era la Vicerrectora de la UNGE, una mujer entrañable y que en menos de una hora de conversación con ella, me llevé una de las mejores impresiones, un grato recuerdo.

Solo era un discurso de unas diez o quince hojas titulado “XXV años de paz en nuestras manos, carta abierta a todos los candidatos”. Me imagino, porque no he tenido la oportunidad de saberlo, que se trataba de unas elecciones de carácter local en tiempos de la autonomía, ya que era de 1964. Me gustaría poder transcribir el texto completo, pero por aquello de los derechos de autor no podría, pero voy a detallar algunos apuntes que cogí de este discurso de Claudio B. Morgades Besari:


- Advertía de la necesidad de clarificar las fronteras ante las situaciones de inestabilidad de países vecinos.
- Hablaba con cierta animadversión de los que mediante “encendidos mítines” querían “captar votos favorables, antes que el estudio y planificación de los problemas reales de la administración”
- Decía: “Nadie nos negará, por más nacionalista que sea (…), que todos podamos hablar de Libertad, de autonomía y hasta de independencia, sin haber despertado la represiva oposición de los residentes de origen metropolitano, sino todo lo contrario”
- Seguía diciendo “Habéis de abrir la marcha con el noble reconocimiento de nuestra verdad Histórica, pues nuestro pasado histórico en este continente no admite paralelismos y esperamos que también en el futuro los que nos han de gobernar no varíen caprichosamente el rumbo en aras de una funesta complacencia en un intento pueril de ponerse a la moda”. Se ve que no era muy partidario del nacionalismo emergente en África, y parece que tampoco lo era de la independencia, al menos la  basada en ese nacionalismo. Parece que prefería una dirección diferente ante lo que estaba sucediendo en el resto de África.
- Finalmente después de un encendido párrafo en contra de los nacionalismos dice: “Lo único que pedimos los que vamos a votar son tres cosas que no necesitan de ninguna etiqueta para ser reconocidas como buenas, a saber:


a) Ponderación en el juicio y sentido de responsabilidad.
b) Lealtad hacia nuestro pasado histórico.
c) Y sobre todo, espíritu de sacrificio para el logro del bien común y que nadie piense que ambicionando el mando encontrará una postura para medrar”

No estaríamos de acuerdo con algunas apreciaciones pero en muchas sí, sobre todo en las últimas.
Esto es un ejemplo de un documento histórico y que pertenece a nuestra cultura o por lo menos, igual que todo el repertorio de las obras sobre la “Guinea Española” de  la Biblioteca Nacional, forman parte de nuestra cultura, de nuestra historia.

El Ministerio de Cultura de Guinea Ecuatorial debería solicitar facsímiles de estos libros al Estado Español (como titular de los mismos), y empezar a poner la primera piedra de nuestra propia Biblioteca Nacional.
Aprenderemos de nuestro errores y de nuestros adversarios, empezaremos a escribir la historia con las plumas de nuestro pasado, con tinta de nuestro presente y con el papiro para nuestro futuro.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar