CESGE

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Cultura Miscelánea Iglesia y Educación en Guinea Ecuatorial: Historia

Iglesia y Educación en Guinea Ecuatorial: Historia

E-mail Imprimir PDF

Durante la etapa colonial la Iglesia sirvió a los intereses coloniales formando parte activa de la maquinaria colonial, como hemos podido ver con su participación en las instituciones locales tales como el Patronato de Indígenas. En palabras de Jacint Creus, los misioneros “impulsaron e impusieron un modelo de colonización basado en un racismo hiperbólico y en una aculturación sin fisuras” (1)

POrtada de la obra de O. Negrín Fajardo: Historia de la Educación en Guinea Ecuatorial

 

 

La presencia de la Iglesia en la educación de Guinea Ecuatorial hasta la independencia aportó indudables mejoras sociales y desarrollo en general al país, pero esta influencia en la época colonial supuso un corrosivo proceso de aculturación acorde con la mentalidad colonialista de la época, pero que en el caso de Guinea Ecuatorial se ha mantenido muy presente hasta la actualidad. Hay que señalar, sin embargo, la encomiable labor de algnos estudiosos religiosos que analizando las costumbres y tradiciones guineanas han provisto de gran documentación acerca de los pueblos guineanos (2).

Hasta la independencia de Guinea Ecuatorial en 1968 el monopolio en el ámbito educativo era total, y la influencia de las estructuras educativas españolas del período franquista hizo que la presencia de la Iglesia en este ámbito fuera aun más acentuada y con ella la aculturación.

A partir de la independencia, el aislamiento de la Iglesia y de Guinea Ecuatorial en el contexto mundial por la represión de Francisco Macías Nguema (1969 y 1979), supuso un daño de la estructura educativa, pero menos a la religiosidad católica de la población que era casi del 85%. La salida de la Iglesia no se compensó con las prometidas mejoras y la promoción de la cultura local.

Con el golpe de estado de 1979 regresa la Iglesia a Guinea Ecuatorial con el “hábito” de la cooperación, pero mantiene su carácter religioso, e incluso se acentúa, ya que se da preferencia a la Iglesia como una ONG de cooperación más, dada su experiencia en el país, y también porque el proceso de transición democrática y educativa que se produce en España no se traslada a Guinea Ecuatorial. Solo se refleja en la participación de personal laico frente a la abrumadora presencia de la FERE y la FERS. Otra de las razones para el mantenimiento de este carácter lo produce el hecho de que en España las instituciones sociales siguen estando claramente dominadas por la Iglesia.

En los años 80 se mantienen los sistemas educativos obsoletos que no se actualizan o modifican hasta mediados de los años 90 cuando se realizan leves modificaciones. Incluso en la legislación educativa vigente la presencia de la educación religiosa católica se mantiene. El regreso de la Iglesia supuso una mínima mejora de los indicadores sociales, pero no un renacimiento cultural y es que el contexto sociopolítico no era propicio para ello.

La oleada de reformas políticas de finales de los años 80 y principios de los 90, llevaron de nuevo al enfrentamiento entre Iglesia-Estado que culminaron con la promulgación de leyes restrictivas en el ámbito religioso, pero se mantenía la presencia de la Iglesia en la esfera educativa. Se mantiene esta situación hasta la actualidad, donde la iglesia, aunque en menor medida, copa en gran parte la educación, ya sea de forma directa con centros de formación, ya sea de forma indirecta, mediante la presencia de la asignatura de la religión católica en los currículos educativos.

También en esta etapa la labor de apoyo de la Iglesia como otra ONG de desarrollo ha sido crucial, el inconveniente ha sido la perenne influencia religiosa en contra de las costumbres locales. Esta apabullante injerencia cultural, sostiene Negrín Fajardo, lo más que fue consiguiendo fue una especie de sincretismo religioso “entre los ritos católicos y los ritos tradicionales”, de lo que podemos deducir que la conversión cristiana era más una acomodación a las circunstancias que una conversión religiosa profunda. Es innegable que la fuerte influencia religiosa católica  mediante la educación le ha garantizado a la iglesia su permanencia a lo largo de la historia de Guinea Ecuatorial. Se ha llegado a una convivencia o equilibrio con los preceptos tradicionales que también se respetan por considerarlos tan importantes como los religiosos-católicos.

La recuperación del acervo cultural guineano será posible si se dedican políticas específicas para este fin, pero además pasa por hacer desarrollar los sistemas educativos de forma profunda mejorando la calidad e iniciando un proceso de reducción del dogmatismo católico que debería adaptarse a los tiempos, y quizás ejercer el papel crítico y social que abandonó durante los años 90.

Notas:

(1) CREUS, Jacint: “Guardianes de la Historia y de la memoria: Tradiciones. Colecciones y otras manifestaciones (In) materiales del período colonial”. 7º Congreso de Estudios Africanos, Lisboa, 2010.

(2) Hay que destacar los artículos de investigación sobre literatura, etnología, etc. del padre Ramón Perramón en la revista claretiana La Guinea Española, o las obras sobre la lengua fang de Rafael María Nzé Abuy, entre otros.

 

Este artículo es el contenido de las conclusiones del trabajo de la asignatura de Historia del Máster en Cultura y desarrollo en África. Puede acceder al texto completo pinchando aquí.