CESGE

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home

Las irregularidades de las Elecciones Presidenciales de 1996. Informe elaborado por IFES

E-mail Imprimir PDF

“De por sí, el número de votos válidos (183.803) supera al número de electores inscritos (180.000) que la JEN le había suministrado en un comienzo al IFES. Si se tiene en cuenta que el censo no se hizo público antes de la votación, estos resultados dejan una gran sombra de duda”.

Este informe fue realizado por la fundación IFES (International Foundation for Election Systems) y está basado en una misión de observación encargada por el gobierno de Guinea Ecuatorial.

Además de las irregularidades descritas más abajo, el informe también recoge la falta de independencia de la Junta Electoral Nacional, la no utilización de tinta indeleble, el acceso desigual a la financiación, las limitaciones de acceso a los medios de comunicación públicos, etc.

El baile de números: el censo electoral

El informe revela que el censo electoral no había sido distribuido a los partidos políticos para su verificación, tampoco había sido expuesto a tiempo para posibles impugnaciones. El IFES se cuestiona la razón por la que había más de 30.000 personas  más de las que constaban en el censo facilitado por la Junta electoral Nacional a esta organización.

“La cifra que se atribuye al número total de electores inscritos representa 30.000 personas más que la cifra correspondiente al número de electores inscritos que la JEN suministró al IFES. En vez de ser 180.000 los electores inscritos, el número rebasó los 213.000”

El informe denuncia la existencia de dos censos electorales sin ninguna similitud aparente. Como prueba se presenta el caso de una mesa electoral en Bata donde no se aprecia ninguna similitud entre los nombres que aparecen en dos listas de la misma mesa. Tal y como puede apreciarse en las imágenes de abajo, esas listas contienen un total de censados diferente y se imprimieron con una diferencia de solo 10 días.

Pág. 165 (arriba) y pág 170 ( abajo) del informe IFES

A vueltas con la fecha de convocatoria de las elecciones presidenciales
En 1996, al igual que en 2016,  se convocaron las elecciones fuera del plazo establecido constitucionalmente para las elecciones presidenciales. La convocatoria con antelación y por “sorpresa” de las elecciones da una ventaja adicional a aquel que tiene la potestad de convocarlas, por ello la constitución y la ley de elecciones presidenciales establecen un plazo legal en torno al final del mandato. Es decir, que se delimita el periodo para convocar las elecciones, así los  partidos pueden estar preparados para las elecciones y en igualdad de condiciones.

La única posibilidad para una convocatoria anterior a los plazos legales sería el caso de vacío de poder por fallecimiento, incapacidad o por dimisión del presidente. Este vacío  tendría como consecuencia que el presidente del senado aseguraría  la interinidad hasta la celebración de las nuevas elecciones, de acuerdo con la actual constitución de 2012.

Del voto público a la declaración jurada
A pesar de las diferencias de medios financieros a favor del PDGE, una de las estrategias de campaña del PDGE entonces fue la consigna del voto público, práctica que es contraria a los principios democráticos básicos. En este caso la consigna consistía en no meterse en las cabinas para introducir la papeleta en el sobre, sino hacerlo frente a todo el mundo e introducirlo a continuación en la urna. A pesar de ser una consigna de partido, se trataba de una forma de intimidación para aquellos que quisieran votar a la oposición.

La consigna del voto público ya se utilizó en en las elecciones de municipales de 1995, solo unos meses antes, pero parece que los resultados no fueron los esperados y se ideó el mecanismo de la "declaración jurada". Así lo describe  el informe:

Tal como lo explicó  el Director Político, el PDGE sufrió una gran "traición" de los electores en las dos primeras elecciones. Se informó al IFES lo siguiente: "sabemos (por las cifras) que una gran mayoría de los partidarios de nuestro partido votó por la oposición en las elecciones legislativas, y en las elecciones municipales fue aún peor. Esto fue una traición que mostró una falta de confianza en el partido. ¿Por qué? Porque el país estaba en problemas y las personas recibían mensajes contradictorios de los partidos de la oposición." El Director Político continuó explicando que el “papel” de un partidario es el de votar por su partido, y si uno deseaba votar por un partido diferente, entonces uno debería renunciar a la condición de miembro del PDGE. Es por eso que hicimos la Declaración Jurada, la cual dice: "Soy miembro del partido y votare por el partido" (pag 27).

Por lo visto el PDGE contaba con más de 85.000 afiliados, sin embargo los resultados de las elecciones municipales solo contabilizaban cerca de 65.000 votos, a pesar de la consigna de voto público o abierto. La declaración jurada era un la forma para remediar el fiasco. La declaración contenía incluso  la foto del militante y decía: “Juro por Dios, por mi honor y responsabilidad, no ir nunca en contra de las decisiones del PDGE, aceptando todas las decisiones que pueda tomar mi Partido, y mi voto a la causa del mismo es irreversible”.

 

Resultados que siembran muchas dudas
Uno de los anexos del informe (pág. 68) presenta el resultado de las elecciones municipales celebradas unos meses antes. Estos resultados presentan los resultados sin dar detalles sobre el número total de votantes en el censo ni el número de votos nulos. En todo caso, a falta del dato en Annobon, estos resultados daban al menos el total de votos válidos solo 6 meses antes de las elecciones presidenciales.  Así el total de votos válidos emitidos fue de 128.763, muy lejos del voto válido emitido en las presidenciales unos meses más adelante que era de aproximadamente de 183.000 votos.

Votos emitidos validos por partidos

El informe destaca la falta de coherencia de los resultados, y dice:  “De por sí, el número de votos válidos (183.803) supera al número de electores inscritos (180.000) que la JEN le había suministrado en un comienzo al IFES. Si se tiene en cuenta que el censo no se hizo público antes de la votación, estos resultados dejan una gran sombra de duda”.

Como prueba de las irregularidades el informe adjunta también un acta de una mesa electoral, donde  se certifica que ha habido más votantes que electores en esa mesa:


Última actualización el Sábado, 09 de Abril de 2016 15:19